Conoce a Dios como tu Redentor

inTro

La catástrofe devastadora

El pecado es catastrófico de muchas maneras:

  • trae muerte (ver Rom. 6: 23),

  • nos separa de Dios (ver Isa. 59: 2),

  • pone piedras de tropiezo ante nosotros y los demás (ver Eze. 14: 7),

  • representa un serio desafío para el objetivo y el método de educación del cielo.

Como vimos la semana pasada, el propósito de la educación era que Adán y Eva reflejaran la imagen de Dios en todas las facetas de su vida: a través de sus facultades mentales, físicas, espirituales y emocionales. Para lograrlo, Dios los creó capaces de desarrollarse tanto en capacidad (cantidad) como en vigor (calidad). Además, los creó con la intención de que vivieran para siempre. Estos dos ingredientes eran necesarios para que la primera pareja humana cumpliera su propósito de reflejar la imagen de Dios:

  • necesitaban un «equipo» que pudiera desarrollarse, y

  • necesitaban también «tiempo» (la eternidad) para desarrollarlo eternamente.

Si nuestros primeros padres tenían cuerpos que podían desarrollar infinitamente pero no contaban con una cantidad infinita de tiempo para hacerlo, tenían entonces un impedimento para cumplir el objetivo educativo. Del mismo modo, si podían vivir para siempre pero tenían una capacidad de crecimiento limitada, les era imposible lograr el propósito de Dios para ellos, aunque hubieran podido mantener la perfección que poseían en la creación. A pesar de que estas dos consecuencias del pecado imposibilitaban que Adán y Eva lograran el objetivo de su creación, su situación era incluso peor.

Además de traer la muerte a nuestra naturaleza, el pecado casi borró la imagen de Dios de la humanidad. No solo impidió el progreso, sino que causó degeneración. Dañó los cuatro aspectos del ser: físico, mental, emocional y espiritual. En realidad, hizo de la semejanza a Dios una imposibilidad casi absoluta.

¿Cómo respondería Dios a este gravísimo problema? ¡Instituyó un sistema educativo redentor! Durante un período de tiempo provisional y experimental, la humanidad tendría la capacidad de vivir una vida de justicia a través de la fe en un Redentor.

Escríbelo aquí

  • Copia de tu versión preferida de la Biblia Génesis 3: 1-15.

  • Si no dispones de demasiado tiempo, puedes parafrasear Génesis 3: 6-9 utilizando tus propias palabras, resumirlo o hacer un bosquejo.

Content © 2020 General Conference of Seventh-day Adventists®. All rights reserved. No part of the Adult Sabbath School Bible Study Guide may be edited, altered, modified, adapted, translated, re-produced, or published by any person or entity without prior written authorization from the General Conference of Seventh-day Adventists®. The division offices of the General Conference of Seventh-day Adventists® are authorized to arrange for translation of the Adult Sabbath School Bible Study Guide, under specific guidelines. Copyright of such translations and their publication shall remain with the General Conference.

10/10/2020

Conoce a Dios como tu Redentor

11/10/2020

Sabiduría, poder y amor

12/10/2020

Una nueva visión del mundo

13/10/2020

inVestiga

14/10/2020

La batalla por la mente

15/10/2020

El fundamento de la educación y de la redención

16/10/2020

inQuiere