De Leer A Entender

Lee para el estudio de esta semana

Lucas 24:25–27; 2 Pedro 3:11–13; Jonás 3:3–10; Números 14:34; Daniel 9:23; 10:11, 12.

Para memorizar

“Acudiendo Felipe, le oyó que leía al profeta Isaías, y dijo: Pero ¿entiendes lo que lees?” (Hech. 8:30).

Nuestra iglesia nació de las páginas del libro de Daniel, nuestro estudio para este trimestre. Para comenzar, debemos tener en mente los siguientes puntos como un esquema que nos guíe en nuestro estudio.

En primer lugar, siempre debemos recordar que Cristo es el centro de Daniel, al igual que de toda la Biblia.

En segundo lugar, Daniel está organizado de una manera que muestra belleza literaria y nos ayuda a entender el enfoque principal.

En tercer lugar, debemos entender la diferencia entre las profecías clásicas y las apocalípticas. Esto nos ayudará a distinguir entre las profecías de Daniel y las de otros profetas como Isaías, Amós y Jeremías.

En cuarto lugar, a medida que estudiamos las profecías de tiempo de Daniel, debemos entender que los perfiles proféticos de Daniel abarcan largos períodos y se miden según el principio de día por año.

En quinto lugar, enfatizaremos que el libro de Daniel no solo transmite información profética sino además es profundamente relevante para nuestra vida personal actual.


Comentarios Elena G.W

El Señor está familiarizado con todas las circunstancias. Cuando el etíope leía las Escrituras, viajando en su carro, los ángeles de Dios contemplaban la escena. Se envió a uno de los discípulos a encontrarse con el carro, y cuando llegó al sitio, vio al hombre estudiando las Escrituras. Felipe le dijo: “¿Entiendes lo que lees?” Él le contestó: “¿Y cómo podré, si alguno no me enseñare?” Entonces Felipe le explicó las Escrituras. Y luego que el etíope escuchó y creyó, preguntó: “¿Qué impide que yo sea bautizado?”. Hechos 8:30, 31, 36.

Esta experiencia muestra el cuidado de Dios por su pueblo. Fue el Espíritu de Dios el que condujo la mente de este hombre a las Escrituras. Pero no podía interpretar su significado. Entonces el Señor envió a uno de sus siervos para iluminar su mente y hacerle comprender (Alza tus ojos, p. 128).

La preciosa Palabra de Dios es un fundamento sólido sobre el cual podemos construir. Cuando aparezcan los hombres con sus suposiciones, díganles que el gran Maestro les ha dejado su Palabra, que es de incalculable valor, y que ha enviado un Consolador en su propio nombre, es a saber, el Espíritu Santo. “Él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho”. Juan 14:26.

Aquí se nos presenta un rico banquete, del cual pueden participar todos los que creen que Cristo es su Salvador personal. Es el árbol de la vida para todos los que sigan alimentándose de él…

Todos los que estudian estas preciosas declaraciones recibirán gran consuelo. Si desean participar del banquete de la Palabra de Dios, obtendrán una experiencia del más alto valor. Verán que en comparación con la Palabra de Dios, la del hombre es como paja con respecto al trigo (Cada día con Dios, p. 290).

A fin de quebrantar las barreras de prejuicio e impenitencia, el amor de Cristo debe ocupar un lugar en todo discurso. Haced que los hombres conozcan cuánto los ama Jesús, y qué evidencias ha dado él de su amor. ¿Qué amor puede igualar a aquel que Dios ha manifestado para con el hombre, por medio de la muerte de Cristo en la cruz? Cuando el corazón está lleno del amor de Jesús, este puede presentarse a la gente, y afectará los corazones.

El sacrificio de Cristo como expiación del pecado es la gran verdad en derredor de la cual se agrupan todas las otras verdades. A fin de ser comprendida y apreciada debidamente, cada verdad de la Palabra de Dios, desde el Génesis al Apocalipsis, debe ser estudiada a la luz que fluye de la Cruz del Calvario. Os presento el magno y grandioso monumento de la misericordia y regeneración, de la salvación y redención —el Hijo de Dios levantado en la cruz. Tal ha de ser el fundamento de todo discurso pronunciado por nuestros ministros (El evangelismo, p, 142).

Content © 2020 General Conference of Seventh-day Adventists®. All rights reserved. No part of the Adult Sabbath School Bible Study Guide may be edited, altered, modified, adapted, translated, re-produced, or published by any person or entity without prior written authorization from the General Conference of Seventh-day Adventists®. The division offices of the General Conference of Seventh-day Adventists® are authorized to arrange for translation of the Adult Sabbath School Bible Study Guide, under specific guidelines. Copyright of such translations and their publication shall remain with the General Conference.

28/12/2019

De Leer A Entender

29/12/2019

Cristo El Centro De Daniel

30/12/2019

La Estructura De Daniel

31/12/2019

Profecías Apocalípticas En Daniel

01/01/2020

La Escala De Tiempo De Dios

02/01/2020

La Importancia Contemporánea De Daniel

03/01/2020

Para Estudiar Y Meditar