«¿Qué puedo hacer por ti?»

inTerpreta

Aunque Nehemías ya había orado durante unos cuatro o cinco meses, elevó una plegaria de emergencia en cuestión de segundos cuando el rey le hizo la pregunta clave (vers. 4). Esa oración urgente no reemplazó las súplicas que había realizado durante varios meses, ni es tampoco un modelo para nuestras oraciones de adoración o para nuestras meditaciones personales. Las oraciones «de emergencia» son para momentos de gran dolor, tentación y estrés. Nos recuerdan que a Dios no le incomoda escucharnos (ver Sal. 94: 9; Mat. 6: 6). El Espíritu Santo respondió a la oración de Nehemías y le dio las palabras correctas.

La respuesta de Nehemías también revela que estuvo haciendo planes durante sus meses de oración. La planificación que es fruto de la oración tiene garantizado el éxito, en contraste con la planificación que concluye con una oración. Nehemías había pensado bien las cosas: hablaba de un período de tiempo determinado, lo cual lo llevó a solicitar una ausencia temporal y no un abandono de su puesto en la corte (ver Neh. 2: 5).

Curiosamente, la reina también estaba presente (ver Neh. 2: 6). Nehemías tuvo que ejercer tacto para que el rey no se sintiera amenazado, de ningún modo ofendido o incomodado. Acompaña sus peticiones con la frase: «Si a Su Majestad le parece bien» y se identifica a sí mismo como siervo del rey que quizá ha «alcanzado su favor» (vers. 4). Nehemías posee el don de percatarse de lo que implica una situación y el don del discernimiento espiritual.

La solicitud de Nehemías abarca tres aspectos:

1.Apoyo legal. Nehemías obtiene el permiso y el consentimiento del rey para ejecutar y completar su proyecto, siguiendo todos los protocolos y la ley. Necesita el respaldo del rey, su firma y las credenciales regias.

2.Seguridad. Pide que les entreguen cartas a los gobernadores que estaban de camino a Judá. Nehemías necesitaba una escolta militar para su legitimidad y seguridad, dado que el viaje era a un lugar distante.

3.Suministros. Nehemías ya había investigado lo que necesitaban. Se menciona el nombre del encargado del bosque del rey, la ubicación del bosque y la lista de suministros que necesitaría (ver Neh. 2: 8). Nehemías solicita materiales de la más alta calidad para el proyecto del Señor.

Al serle otorgada su solicitud, Nehemías no atribuye su éxito a sus oraciones, planificación, inteligencia, tacto o posición. Todo lo contrario: reconoce la acción de la mano de Dios (ver Neh. 2: 8). A pesar de haber tenido una educación persa, la elocuencia de un noble, la intuición de un copero y la ambición de un político, Nehemías le da la gloria a Dios.

Nehemías oró y planificó durante meses pero, en el momento crítico, volvió a orar una vez más antes de aplicar lo que llevaba tiempo pensando. Las oraciones, ya sean largas y en voz alta, o breves y en silencio, tienen poderosos efectos.

Después que hayas repasado el texto que has copiado y resaltado,

¿Qué te parece lo que has marcado o subrayado y relacionado?

¿Qué preguntas te surgen después de haber estudiado dicho pasaje?

¿Cuáles son las partes del pasaje que te parecen más difíciles?

¿Qué otros principios y conclusiones puedes identificar en este texto bíblico?

¿Cómo te puedes preparar desde ya para cuando llegue la respuesta divina a tu oración?

05/10/2019

En su presencia. Visión y planes.

06/10/2019

El don del tacto

07/10/2019

«¿Qué puedo hacer por ti?»

08/10/2019

investiga

09/10/2019

Más alto y más claro

10/10/2019

Prudencia y previsión

11/10/2019

inQuiere