La canción de amor de un rey

«Llévame grabada en tu corazón, ¡llévame grabada en tu brazo! El amor es inquebrantable como la muerte; la pasión, inflexible como el sepulcro. ¡El fuego ardiente del amor es una llama divina!». Cantares 8: 6

La Biblia muestra la importancia que tiene la intimidad en toda relación. En una cultura materialista como es la nuestra, que nos confunde respecto a qué es la intimidad, la Biblia no solamente nos lo aclara, sino que en libros como Eclesiastés y Cantares nos muestra una adecuada aplicación del amor.

Moviéndonos al ritmo del amor

Introducción: Cantares 8: 7

A veces, al escuchar ciertos ritmos, nos movemos de forma instintiva. De hecho, la psicóloga Annett Schirmer ha descubierto que los sonidos rítmicos «no solo coordinan el comportamiento de las personas de un grupo, sino que también coordinan su forma de pensar: los procesos mentales de los miembros del grupo se sincronizan»: Es decir, que la música precisa puede hacer que un «cuerpo» se ponga en movimiento sin pensarlo dos veces.

El pensamiento armonioso lleva a una acción armoniosa.

Existen distintos tipos de baile. La rumba, la salsa y el foxtrot, por ejemplo, son estilos de baile de diferentes orígenes culturales. Aunque cada uno tiene su propio significado y sus pasos específicos, los tres se disfrutan mucho más en pareja que a solas. Como dice el refrán: «Hacen falta dos para bailar un tango».

El concepto de tener patrones mentales coordinados se observó desde el principio, cuando Dios creó el mundo. Había perfecta armonía entre el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Cuando existe armonía entre un hombre y una mujer en el contexto del matrimonio, son muchas las formas en que pueden coordinarse y moverse juntos. El pensamiento armonioso lleva a una acción armoniosa, tal como afirma la Biblia en Amós 3: 3: «Si dos caminan juntos, es porque están de acuerdo».

Dios ha dado a las parejas casadas una forma para expresar su amor mutuo que es del todo especial entre un hombre y una mujer. Génesis 2: 24 afirma que ellos serán «una sola carne» (RV95). Y si la consumación del matrimonio es impresionante, su avance no lo es menos. Con echar un vistazo al libro Cantar de los Cantares descubriremos un versículo tras otro de floreciente romance. Página tras página se recoge cada toque, cada beso y cada palabra dulcemente expresados entre dos personas profundamente enamoradas.

El mundo ha hecho suyas las relaciones sexuales, pero no debemos dejar que se adueñe del arte de hacer el amor. Dios nos ha dado un maravilloso ritmo de amor, tan incomparable en su belleza que nada en el mundo puede empañarlo. Dios nos ha mostrado cuán poderosas pueden ser las palabras si se las pronuncia en el tono correcto. No existe sinfonía de amor que supere a cuando Dios dijo: «Yo te he amado con amor eterno; por eso te sigo tratando con bondad» Jer. 31: 3). Las palabras de Dios son amor, su toque es sanador, y sus labios inspiraron aliento de vida en el hombre. Si seguimos el ritmo que Dios estableció para nosotros, no habrá límites a las alturas de la pasión en el contexto marital. ¡Vamos a bailar!

*R. Douglas Fields, «The Power of Music Mind Control by Rhythmic Sound», Scientific American, 19 de octubre de 2012, https://blogs.scientificamerican.com/guest-blog/the-power-of-music-mind-control-by-rhythmic-sound/.


Jannelle Spencer, Brittons Hill, Barbados

04/05/2019

La canción de amor de un rey

05/05/2019

Una unión de tres

06/05/2019

Detrás del telón

07/05/2019

Una boda real

08/05/2019

Un matrimonio bendito

09/05/2019

Un llamado a profundizar

10/05/2019

Fuera de este mundo