Juicio Sobre Babilonia

Lee para el estudio de esta semana

Apocalipsis 17; Jeremías 51:13; Éxodo 28:36-38; Apocalipsis 13:1-10; Éxodo 28:2, 20-23; 13:5-8.

Para memorizar

“Y oí otra voz del cielo, que decía: Salid de ella, pueblo mío, para que no seáis partícipes de sus pecados, ni recibáis parte de sus plagas; porque sus pecados han llegado hasta el cielo, y Dios se ha acordado de sus maldades” (Apoc. 18:4, 5).

La sexta plaga causa el secamiento simbólico del Éufrates, cuando los habitantes del mundo, desilusionados, retiran su apoyo popular de la Babilonia del tiempo del fin. Como vimos en la lección de la semana pasada, la pulverización de su poder estará precedida por extensas actividades demoníacas que falsificarán la obra de Dios (Apoc. 16:13). La actividad demoníaca tendrá éxito al unir a los impíos en preparación para la batalla de Armagedón contra el remanente fiel de Dios.

Al comienzo de la batalla final, ocurre un gran terremoto como parte de la séptima plaga, que divide a Babilonia en tres partes (Apoc. 16:18, 19). La Babilonia del tiempo del fin se presenta como una ciudad, lo que denota la unión de los poderes políticos y religiosos del mundo en contra del pueblo de Dios. Esta unión de la Babilonia del tiempo del fin se hace añicos.

Debemos tener en cuenta que Apocalipsis 16:19 solo pronuncia la caída política de Babilonia. Los capítulos 17 y 18 nos detallan cómo ocurrirá esta caída. Antes de enfatizar la caída de Babilonia (Apoc. 17:12-18:24), Apocalipsis 17 describe este sistema religioso apóstata del tiempo del fin, esta vez en términos de una ramera sentada sobre la bestia escarlata que, juntamente con sus hijas, seduce al mundo contra Dios (Apoc. 17:1-11).


Comentarios Elena G.W

La palabra “Babilonia” deriva de “Babel” y significa confusión. Se emplea en las Santas Escrituras para designar las varias formas de religiones falsas y apóstatas. En el capítulo 17 del Apocalipsis, Babilonia está simbolizada por una mujer, figura que se emplea en la Biblia para representar una iglesia; siendo una mujer virtuosa símbolo de una iglesia pura, y una mujer vil, de una iglesia apóstata (El conflicto de los siglos, p. 378).

Se dice que Babilonia es “madre de las rameras”. Sus hijas deben simbolizar las iglesias que se atienen a sus doctrinas y tradiciones, y siguen su ejemplo sacrificando la verdad y la aprobación de Dios, para formar alianza ilícita con el mundo. El mensaje de Apocalipsis 14, que anuncia la caída de Babilonia, debe aplicarse a comunidades religiosas que un tiempo fueron puras y luego se han corrompido. En vista de que este mensaje sigue al aviso del juicio, debe ser proclamado en los últimos días, y no puede por consiguiente referirse solo a la iglesia romana, pues dicha iglesia está en condición caída desde hace muchos siglos. Además, en el capítulo 18 del Apocalipsis se exhorta al pueblo de Dios a que salga de Babilonia. Según este pasaje de la Escritura, muchos del pueblo de Dios deben estar aún en Babilonia. ¿Y en qué comunidades religiosas se encuentra actualmente la mayoría de los discípulos de Cristo? Sin duda alguna, en las varias iglesias que profesan la fe protestante. Al nacer, esas iglesias se decidieron noblemente por Dios y la verdad, y la bendición divina las acompañó. Aun el mundo incrédulo se vio obligado a reconocer los felices resultados de la aceptación de los principios del evangelio. Se les aplican las palabras del profeta a Israel: “Salió tu renombre entre las naciones, en atención a tu hermosura, la cual era perfecta, a causa de mis adornos, que yo había puesto sobre ti, dice Jehová el Señor”. Pero esas iglesias cayeron víctimas del mismo deseo que causó la maldición y la ruina de Israel: el deseo de imitar las prácticas de los impíos y de buscar su amistad. “Pusiste tu confianza en tu hermosura, y te prostituiste a causa de tu renombre”. Ezequiel 16:14, 15 (VM) (El conflicto de los siglos, p. 380).

Todos han de oír el último mensaje de amonestación. Las profecías que se encuentran en el libro de Apocalipsis, en los (capítulos 12 y 18), se están cumpliendo. En el (capítulo 18) se registra el último llamado a las iglesias. Este ha de ser dado ahora. En el (capítulo 19) se describe el tiempo cuando la bestia y el falso profeta son tomados y arrojados en el lago de fuego. El dragón, que fue el instigador de la gran rebelión contra el cielo, es atado, y lanzado en el profundo abismo durante mil años. Luego sigue la resurrección de los impíos y la destrucción de Satanás junto con ellos, la victoria final y el reinado de Cristo en esta tierra (Alza tus ojos, p. 275).

16/03/2019

Juicio Sobre Babilonia

17/03/2019

La Ramera Babilonia

18/03/2019

La Ramera Y La Bestia Escarlata

19/03/2019

La Identificación De La Bestia Escarlata

20/03/2019

Las Siete Cabezas De La Bestia

21/03/2019

El Juicio De Babilonia

22/03/2019

Para Estudiar Y Meditar