El tercer viaje misionero

«Para mí, sin embargo, mi propia vida no cuenta, con tal de que yo pueda correr con gozo hasta el fin de la carrera y cumplir el encargo que el Señor Jesús me dio de anunciar la buena noticia del amor de Dios». Hechos 20: 24

Al comienzo del tercer viaje misionero de Pablo, había muchas incógnitas; sin embargo, él estuvo decidido a seguir adelante en su labor para Dios.

Un viaje motivado por una causa

Introducción: Hechos 19:1

Siempre que participamos en alguna causa, tenemos un objetivo específico. Bien se trate de una campaña de sensibilización del medio ambiente, de algún esfuerzo contra el hambre, o de recaudar fondos para obras de caridad. En muchos casos, la idea es recaudar una cantidad concreta de dinero; en otros, el evento tendrá como objetivo proporcionar información a un número de personas. Uno de esos eventos es The Heart Walk organizado por la Asociación Norteamericana del Corazón. Su objetivo es recaudar dinero para luchar contra las enfermedades del corazón en todo el mundo.

Aunque disfrutaba de una excelente reputación, Pablo hizo amigos y enemigos por igual.

Lo que hace especiales este tipo de iniciativas es que son voluntarias. Únicamente participas si te sientes motivado por la causa que defienden. Por ejemplo, The Heart Walk se lleva a cabo en más de 350 localidades de EE. UU., y en ella participan familias de diversos trasfondos. Lo recaudado ira a organizaciones e instituciones de salud que hacen esfuerzos por prevenir ataques cardiacos y accidentes cerebrovasculares en lugares a veces ubicados a miles de kilómetros de distancia del evento celebrado.

Los relatos bíblicos del Nuevo Testamento señalan a uno de los discípulos de Cristo que se embarcó en varios viajes motivado por una causa. En su tercer viaje misionero, Pablo se centró en Éfeso, donde había algunos conversos de Juan el Bautista. La vida de Pablo muestra un cambio radical al pasar de perseguidor de cristianos a ser el misionero más efectivo de todos los tiempos. Pablo experimentó una transformación total gracias al evangelio. Él desafió a magos, a adivinos y a funcionarios cie Éfeso, además de que fundó varias iglesias cristianas en la región.

Pablo es uno de los discípulos que encabeza una campaña masiva de evangelización después de la partida de Cristo, algo que resulté en el crecimiento vertiginoso del cristianismo entre los gentiles y los judíos. Gracias a sus enseñanzas acerca de Jesús y del reino de Dios, mucha gente creyó y se fundaron numerosas iglesias cristianas.

Desde el capítulo 13 del libro de los Hechos, podemos ver el enfoque de Pablo y su participación en la prédica de las buenas nuevas, así como en la formación de nuevos discípulos. Aunque disfrutaba de una excelente reputación, Pablo hizo amigos y enemigos por igual. Sin embargo, una cosa se destaca: sus viajes, que estaban guiados por una causa, sentaron las bases sobre las que la teología cristiana encuentra hoy sus raíces.

Esta semana, nuestra discusión se centrará en el tercer viaje misionero de Pablo, que ayudó a fundar iglesias cristianas en Éfeso y en las ciudades circundantes, a pesar de todas las dificultades que enfrentaba.

Beatrice Akinyi, Ndhiwa, Kenya

01/09/2018

El tercer viaje misionero

02/09/2018

Enseñanzas de los viajes misioneros de Pablo

03/09/2018

El significado de una gira misionera

04/09/2018

Alcanzar los objetivos

05/09/2018

Siguiendo las huellas de Pablo

06/09/2018

Mis objetivos misioneros

07/09/2018

Una travesía de más de dos mil kilómetros