Cristo En El Santuario Celestial

“Por eso Dios le dio el más alto honor y el más excelente de todos los nombres, para que, ante ese nombre concedido a Jesús, doblen todos las rodillas en el cielo, en la tierra y debajo de la tierra” (Filipenses 2;9, 10)

Cristo, El Puente

Introducción > Romanos 8:3

En el Jardín del Edén, nuestros primeros padres cometieron el primer pecado. La decisión que tomaron aquel día afectó a toda la raza; la humanidad tendría que soportar las consecuencias de desobedecer a Dios. Hoy, toda persona lleva consigo la carga del pecado, que trae dolor, angustia y muerte. Los hijos de Adán y Eva tuvieron que sufrir y, finalmente, morir. La Tierra, dada a Adán y a Eva para que la disfrutaran, se convirtió en algo que podían usar para su supervivencia (versículos 17-19).

Aun así. Dios planificó traer de regreso a la humanidad hacia sí mismo y a su Reino. ¿Cómo podría suceder esto? Tenía que haber un puente, para unir a la humanidad con Dios nuevamente. Jesús proporcionó la única forma en que la humanidad podría volver a Dios después de haber pecado. La sangre de los animales ofrecidos como sacrificio no podía hacer que la humanidad volviese a Dios: solo la sangre de Jesús podría lograr eso.

Como vivimos en un mundo de pecado, el proceso de limpiarnos continúa Incluso muchos años después de la muerte de Cristo. Luego de su muerte en la Cruz y de su resurrección, Cristo sigue defendiendo a los pecadores. Dios odia el pecado, pero ama a los pecadores y quiere que vuelvan a relacionarse con él (Romanos 5:8; 1 Juan 1:9).

La única forma en que un pecador puede acceder a la misericordia de Dios es por medio de Jesús. Por eso, la Biblia anima a los pecadores a arrepentirse y aceptar a Cristo como Salvador. En el cielo, Cristo sirve como nuestro Abogado; tiene todos los “expedientes” de tu vida. Cuando pecas y te arrepientes en su nombre, Cristo lleva tu expediente a Dios y pide el perdón por ti. Sigue orando: “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen” (Lucas 23:34) como el día cuando fue clavado en la cruz.

Muchos piensan que, luego de su muerte y resurrección, Cristo terminó la obra de salvación. No obstante, considerando todo lo que hace como nuestro Abogado, está lejos de haber concluido. Cristo continúa siendo el vínculo entre Dios y la humanidad, Intercediendo en todo tiempo por el perdón de los pecados. Esta semana hablaremos del papel de Cristo en el Santuario celestial, lo que hace por nosotros en el Lugar Santísimo en el cielo. Es Importante que entendamos estas lecciones en el tiempo del fin.

Alice Machoka, Machakos, Kenia

28/04/2018

Cristo En El Santuario Celestial

29/04/2018

La Gran Obra De La Mediación

30/04/2018

El Sacrificio Final

01/05/2018

Nuestro Sumo Sacerdote En El Santuario Celestial

02/05/2018

El Papel De Cristo En El Santuario

03/05/2018

El Ministerio Intercesor De Cristo

04/05/2018

El Cielo Es Real