El papel de la mayordomía

LEE PARA EL ESTUDIO DE ESTA SEMANA: Colosenses 1:16-18; Hebreos 4:14-16; 3 Juan 3; Génesis 6:13-18; Apocalipsis 14:6-12; 1 Pedro 1:15, 16.

PARA MEMORIZAR:

“Pues no nos ha llamado Dios a inmundicia, sino a santificación” (1 Tes. 4:7).

Debido a la profundidad y la extensión de la mayordomía, es fácil perderse en la visión de conjunto, obstruida por tangentes y desbordada por su enormidad. La mayordomía es sencilla pero, a la vez, compleja y, por lo tanto, se la puede malinterpretar fácilmente. Sin embargo, ni el cristiano ni la iglesia pueden existir o funcionar sin ella. Ser cristiano es también ser un buen mayordomo.

“No es una teoría ni una filosofía, sino un programa de trabajo. En verdad es la ley de la vida cristiana. […] Es necesaria para una comprensión adecuada de la vida, y es básica para una experiencia religiosa verdadera y vital. No es simplemente una cuestión de asentimiento mental, sino que es un acto de la voluntad, y una transacción definitiva y decisiva que afecta todo el perímetro de la vida” (L. E. Froom, Stewardship in Its Larger Aspects [La mayordomía en más amplio su aspecto], p. 5).

¿Cuáles son algunos de los principios fundamentales de lo que implica ser un mayordomo cristiano? Esta semana analizaremos aún más el papel que desempeña la mayordomía en la vida cristiana. No obstante, lo haremos mediante una interesante analogía: la rueda de un carro.

03/03/2018

El papel de la mayordomía

04/03/2018

Cristo como el centro

05/03/2018

La doctrina del santuario

06/03/2018

Creencias doctrinales cristocéntricas

07/03/2018

El mensaje de los tres ángeles

08/03/2018

La mayordomía

09/03/2018

Para estudiar y meditar