La Condición Humana

Lee para el estudio de esta semana

Romanos 1:16, 17, 22-32; 2:1-10, 17-23; 3:1, 2, 10-18, 23.

Para memorizar

“Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios” (Rom. 3:23).

Al comienzo del libro de Romanos, Pablo busca establecer una verdad crucial, que es fundamental para el evangelio: el estado lamentable de la condición humana. Esta verdad existe porque, desde la Caída, todos nos hemos contaminado con el pecado. Está tan entretejido en nuestros genes como el color de nuestros ojos.

Martín Lutero, en su comentario sobre Romanos, escribió lo siguiente: “La expresión ‘todos están bajo pecado’ debe tomarse en un sentido espiritual; es decir, no como se ven los hombres con sus propios ojos o los de los demás, sino como se presentan delante de Dios. Todos están bajo pecado, los que son transgresores manifiestos a los ojos de los hombres, así como aquellos que parecen justos a su vista y ante los demás. Aquellos que realizan buenas obras externas las hacen por el temor al castigo, el amor a las ganancias y la gloria, o el placer en un objeto determinado, pero no por una mente gustosa y dispuesta. De esta manera, el hombre se ejercita continuamente en buenas obras para ser visto por lo demás; pero, por dentro, está totalmente inmerso en los deseos pecaminosos y las lujurias malignas, que se oponen a las buenas obras”.–M. Lutero, Commentary on Romans, p. 69.

14/10/2017

La Condición Humana

15/10/2017

El Poder de Dios

16/10/2017

Todos Hemos Pecado

17/10/2017

¿Progreso?

18/10/2017

Lo Que Tienen En Común Judíos Y Gentiles

19/10/2017

El Evangelio y El Arrepentimiento

20/10/2017

Para Estudiar y Meditar