El Conflicto

Lee para el estudio de esta semana

Hebreos 8:6; Mateo 19:17; Apocalipsis 12:17; Levítico 23; Hechos 15:1-29; Gálatas 1:1-12.

Para memorizar

“La ley por medio de Moisés fue dada, pero la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo” (Juan 1:17).

La iglesia primitiva estaba compuesta, en su mayoría, por judíos que nunca pensaron ni por un momento que, al aceptar a Jesús, el Mesías judío, estaban de alguna manera alejándose de la fe de sus padres o de las promesas del pacto que Dios le había hecho a su pueblo. Según parece, tenían razón. La cuestión para los primeros creyentes judíos era si ellos tenían que dejar de ser judíos para aceptar a Jesús. A su vez, el problema para muchos de ellos era si los gentiles tenían que hacerse judíos antes de que pudieran aceptar a Cristo.

Recién más adelante, en el concilio de Jerusalén, hubo una respuesta firme. Tomaron la decisión de no atosigar a los gentiles con una gran cantidad de reglamentos y leyes. Es decir, los gentiles no necesitaban hacerse judíos para poder aceptar a Jesús.

No obstante, a pesar de esa decisión, algunos maestros continuaron asediando a las iglesias, insistiendo en que los gentiles convertidos a la fe estaban obligados a guardar estas normas y leyes, incluyendo la circuncisión (un procedimiento que haría que el cristianismo no fuese particularmente atractivo para un adulto). Es decir, pensaban que estos gentiles, para ser partícipes de las promesas del Pacto, tenían que acatar muchas de las normas y las regulaciones que eran consideradas requisitos para los participantes de la comunidad de Israel.

07/10/2017

El Conflicto

08/10/2017

Un Mejor Pacto

09/10/2017

Leyes y Reglamentos Judios

10/10/2017

Según la Costumbre de Moisés

11/10/2017

Los Creyentes Gentiles

12/10/2017

Pablo Y Los Gálatas

13/10/2017

Para Estudiar y Meditar