La fe del antiguo testamento

Lee para el estudio de esta semana Gálatas 3:1-14; Romanos 1:2; 4:3; Génesis 15:6; 12:1-3; Levítico 17:11; 2 Corintios 5:21.

Para memorizar

“Cristo nos rescató de la maldición de la ley al hacerse maldición por nosotros, pues está escrito: ‘Maldito todo el que es colgado de un madero’ ” (Gál. 3:13).

“Un niñito había fabricado un pequeño bote, todo pintado y con terminaciones de lujo. Un día, alguien se lo robó, y se quedó angustiado. Cierto día, al pasar por una casa de empeños, vio su bote. Con alegría corrió hasta el dependiente y le dijo: ‘Ese es mi botecito’. ‘No’, respondió el dependiente, ‘es mío, porque yo lo compré’. ‘Sí’, dijo el niño, ‘pero es mío, porque yo lo hice’. ‘Bueno’, dijo el dependiente, ‘si me pagas dos dólares, puedes llevártelo’. Eso era mucho dinero. Así y todo, se propuso conseguirlo. Cortó el césped, hizo toda clase de mandados, y pronto juntó el dinero.

“Corrió hasta la casa de empeños y dijo: ‘Quiero mi bote’. Pagó el dinero, y recibió su bote. Tomó el bote en sus brazos, lo abrazó y lo besó, y dijo: ‘Querido botecito mío, te amo. Eres mío. Eres doblemente mío. Yo te hice, y ahora te compré’.

“Así ocurre con nosotros. Somos, en cierto sentido, doblemente del Señor. Él nos creó, y caímos en la casa de empeños de Satanás. Entonces, Jesús vino y nos compró a un costo inmenso, no de oro ni plata, sino con su propia sangre. Pertenecemos al Señor por creación y por redención”.–William Moses Tidwell, Pointed Illustrations, p. 97.

22/07/2017

La fe del antiguo testamento

23/07/2017

Los Gálatas insensatos

24/07/2017

Cimentados en la escritura

25/07/2017

Contado por justicia

26/07/2017

El evangelio en el Antiguo Testamento

27/07/2017

Redimidos de la maldición

28/07/2017

Para estudiar y meditar